Trabajo

Los francmasones llevan a cabo sus reuniones -denominadas tenidas– cada quince días en un espacio llamado  logia o taller.

En las tenidas, la metodología masónica se desenvuelve utilizando un protocolo simbólico orientado a la reflexión, la deliberación y el trabajo intelectual: el rito.

A través de un ritual consensuado, los masones crean un ambiente que les aísla de las inquietudes y agitaciones del mundo exterior. Es así como cada uno puede expresar, con medida, sus puntos de vista con total libertad y con la confianza de que serán admitidos con espíritu de tolerancia y fraternidad.

Cabe señalar que en una logia la simbología tiene un papel fundamental, por sus posibilidades para interpretarse libremente -de forma adogmática- y servir como soporte de la reflexión de cada asistente.

La libre reflexión y el pensamiento crítico, enmarcados en el ejercicio de la razón y la tolerancia, son los principales trabajos de un masón, y vienen definidos sobre temas tanto  de carácter simbólico como  estrictamente sociales.

Además, en cada país, los miembros del Derecho Humano participan cada año en desarrollar dos cuestiones: una social y otra simbólica. La síntesis de todos los talleres será escrita y presentada en el Convento Nacional (asamblea general anual). De igual modo, se estudia una cuestión de carácter internacional.

La razón de ser del trabajo masónico es el perfeccionamiento de la humanidad, tanto en el plano individual como en el social.